Manifiesto leido por Llaniris Espinal de Fundación Ecológica Tropical (FUNDETROP) Marcha por esl Derecho al Agua

Muy buenos días, estimados compañeros y compañeras de lucha por el Derecho al agua, apreciados amigos de los medios de comunicación.

Las distintas organizaciones sociales, religiosas y ambientalistas, que en el día de hoy nos hemos congregado en este histórico lugar de Santiago, lo hacemos con el objetivo de marchar juntos por la defensa, la conservación y el uso racional del agua, ya que sin lugar a duda estamos totalmente convencidos que en este mundo no hay un recurso más valioso e importante que el agua.

El agua garantiza el privilegio de la vida y el desarrollo en todas su dimensiones, por tal motivo es un derecho humano contemplados en nuestra política publicas en los acuerdos internacionales.

Nuestra Constitución en su artículo 15 establece que “El agua constituye patrimonio nacional estratégico de uso público, inalienable, imprescriptible, inembargable y esencial para la vida. El consumo humano del agua tiene prioridad sobre cualquier otro uso. El Estado promoverá la elaboración e implementación de políticas efectivas para la protección de los recursos hídricos de la Nación”. 

 La Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ley No. 64-00 que establece de manera clara en el artículo 126: “Todas las aguas del país, sin excepción alguna, son propiedad del Estado y su dominio es inalienable, imprescriptible e inembargable. No existe la propiedad privada de las aguas, ni derechos adquiridos sobre ellas”

 La Naciones Unidas Establece que el agua es un derecho humano y no un negocio y el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 6 trata sobre la necesidad de «garantizar la disponibilidad de agua, su gestión sostenible y el saneamiento para todos»

 Sin embargo, el Estado a través de los gobiernos, ha sido negligente e irresponsable en el mandato de la constitución y la ley para garantizar la administración estratégica de este recurso, afectando con esto el disfrute del preciado líquido a los hogares y comprometiendo a las futuras generaciones. 

 El deterioro de las cuencas de los ríos, con la anuencia, por comisión u omisión de las autoridades, pues, la violación a este derecho constitucional es tan evidente que gran parte de los barrios de Santiago reciben el preciado líquido una y dos veces por semana y esta es la realidad en la mayor parte del país que día a día vive la escasez del mas importante de los recursos para vivir y desarrollarse.

 Sin embargo, la dinámica social y económica de nuestra sociedad lamentablemente nos coloca de espalda a los ríos que agonizan lentamente, con la perdida de su bosque de galería ribereña y el de la zona de captación de agua, lo hemos convertido en cadáveres ecológicos ya que más del 80% de ellos están superficialmente secos, y nuestras cuencas hidrográficas están ambientalmente destruidas, con baja capacidad de respuesta y su población bajo amenaza extrema por falta de agua de calidad. 

La ganadería extensiva y la agricultura intensiva están consumiendo nuestros bosques  a una vertiginosa velocidad que no permite la tasa de reposición de los mismos, como consecuencia de la desforestación también se va el agua y  se degrada la vida por la falta de aplicación de leyes, normativas y políticas públicas que orienten y controlen las acciones antrópicas, mientras la deforestación y los incendios forestales rompen el balance del equilibrio ecosistémico  capaz de garantizar el agua y la vida.

El propósito fundamental  de esta actividad es hacernos consciente de:  primero el gran valor que tiene el agua para la vida y el desarrollo de la humanidad, segundo saber que la estamos perdiendo por las malas acciones de unos y la indiferencia de la mayoría, tercero que no podemos seguir siendo   indiferentes y dormir tranquilo cuando la vida y el progreso se nos va junto al rio, cuarto desarrollar nuestra capacidad creativa  para movilizar a la gente a conservar y proteger el agua, porque solo así conservamos la vida, quinto comprender que en el planeta solo tendremos vida, si  solo  conservamos el agua en cantidad y calidad para sostener la diversidad de la totalidad de la vida.

Hoy queremos desde este icónico e histórico lugar de la ciudad corazón compartir con el resto del país y del mundo los latidos de alerta para que no mueran los cuerpos de agua, los suelos boscosos que la almacenan y los seres vivos que la usamos a los cuales se nos cuestiona la inteligencia humana porque al propio tiempo nos convertimos en víctima y victimario al derrochar y contaminar el agua que nos da la vida.

Es muy lamentable tener que decir en este escenario que, en pleno siglo 21, en la era digital todavía hay millones de personas tirando desechos en nuestros ríos, arroyos y cañadas, sin comprender que, al contaminar el agua, nos contaminamos nosotros mismos.

   ¿Hoy con asombro nos preguntamos, hasta cuándo y hasta donde seguiremos dañando la vida de nuestro planeta? ¿Hasta cuando las instituciones gubernamentales serán la responsable por omisión o comisión de los daños que día a día se cometen a nuestros ecosistemas frente a sus ojos?

  Todavía hoy, muchísimos productores agropecuarios y hogares vierten sus desechos directamente al rio, e industriales que no cuentan con plantas de tratamiento, acopian sus residuos y los descargan en horas nocturnas en fuentes de agua cercanas para ahorrarse el costo del tratamiento y transferírselo a la población a través del agua contaminada ante las miradas indiferentes de todos, gobernantes y gobernados.      

Paremos de dañar el planeta, las presentes generaciones no debemos seguir provocando sin razón ni derecho la muerte prematura de las generaciones futuras en un mundo contaminado por la avaricia, el facilismo y la indiferencia, causas fundamentales de la pobreza mental que daña el agua y la vida.

Hemos tomado el camino más fácil, pero el más peligroso: construir depósitos artificiales de agua tales como: presas, embalses y contra embalses artificiales a un alto costo ambiental, social y económico, cuando está demostrado los enormes impactos ambientales negativos que generan estas, desde el desequilibrio  ecosistémico hasta las pérdidas de la biodiversidad, las condiciones micro climáticas y producción de gases de efecto invernadero que contribuyen con el cambio climático y el calentamiento global. 

Hoy, en la víspera de conmemorarse el DÍA MUNDIAL DEL AGUA, nuestro país, están aparentemente atrapado en el dilema de almacenar artificialmente el agua o hacer las tan necesarias inversiones para conservar y restablecer los bosques dominicanos que han de almacenar los grandes volúmenes de agua caídas que abastecerán a campos y ciudades, y contrarresta su degradación de los ríos, la pérdida del agua y aumentará la calidad de vida de las poblaciones.

Hoy, Invitamos a todos los ciudadanos del país a integrase y demandar juntos el derecho a decidir sobre nuestro recurso agua, y a gritar a una sola voz, “No a las Presa de Las Placetas”, “No la Presa de Cola en Peralvillo”, Yamasá Monte Plata, “No a la presa Boca de los ríos”, en Santiago Rodríguez, “No a la privatización de las fuentes de agua” “No a la contaminación de las fuentes acuíferas”.

  Fuera EGEHID de La Sierra, Fuera Andrade Gutiérrez de La Sierra, Fuera la Barrick Gold de Monte Plata, demandamos ya de las instituciones publica del gobierno central, tales como: CORAASAN e INAPA resolver de manera definitiva el suministro de agua, la solución de los problemas del Acueducto Cibao Central, del Ministerio de Medio Ambiente para que  aplique de forma estricta de la Ley y sin ningún tipo de privilegio, obligar a resarcir los daños provocados al medio ambiente y a legislar una política pública del agua.

Nuestras montañas y cuencas hidrográficas están siendo saqueada y explotadas sin contemplación, por el Norte, por el Sur, por Este; diario recibimos noticias de ultrajacion de Montañas en la Sierra, en la Línea Noroeste, en el Noroeste, sin que haya una verdadera aplicación de la Ley, por mencionara algunos ejemplo, es degradante lo que sucedió con los Humedales de Laguna Prieta, con la Loma Isabel de Torres en Puerto Plata, con las montañas de Villa Trina en Moca, Espaillat, lo que sucedió hace año medio con el rio Mao en Valverde,  lo sucedido con el Rio Yuna en Bonao, los sucedidos con las Dunas en Bani, lo que sucede con el Rio Nizao que han perdido 17 kms de su cuenca, la quema y deforestación en el Parque Armando Bermúdez  y así podríamos mencionar cientos de caso que han salido a la luz publico y otros que nunca salen.

Algunos datos alarmantes

-2 200 millones de personas carecen de acceso a servicios de agua potable gestionados de forma segura. (OMS/UNICEF 2019).

-Más de la mitad de la población – 4 200 millones de personas – carecen de servicios de saneamiento gestionados de forma segura 

-297 000 niños menores de cinco años mueren cada año debido a enfermedades diarreicas causadas por las malas condiciones sanitarias o agua no potable

-El 90% de los desastres naturales están relacionados con el agua

-El 80% de las aguas residuales retornan al ecosistema sin ser tratadas o reutilizadas (UNESCO, 2017).

El conjunto de organizaciones presentes, demandamos de las autoridades locales y nacionales, apliquen oportunamente y sin privilegio el imperio de las leyes del sector, regular y controlar la ganadería extensiva y la agricultura de montaña, elaborar y aplicar políticas reales para conservar y restaurar   nuestros bosques y cuencas para que cumplan con la sagrada función de almacenar de forma natural el agua, que sin lugar a dudas es la vía más segura y eficiente de hacerlo.

De igual manera conminamos a la población, a través de las distintas organizaciones sociales, religiosas y ambientalistas a cumplir con la parte que nos corresponde, P/ej. Acompañar de hecho y de derecho a las autoridades locales y nacionales en la imperiosa misión de conservar y proteger el agua y los demás recursos naturales, a formar los comités de vigilancia y protección de los cuerpos de agua y la foresta, a reforestar los cuerpos de agua y las áreas verdes urbanas, las zonas de mayor producción y captación de agua en las cuencas media y alta de nuestros ríos y montañas, a documentar los impactos y denunciar sin temor los ilícitos ambientales, ayudar a capacitar y concientizar a la población sobre la importancia y el valor del agua para la vida y el desarrollo de nuestra sociedad. 

Honorable señor presidente de la República Dominicana, Luis Abinader Corona,  asuma el compromiso de campaña de gobernar con las comunidades, escuche el corazón de los Serranos que demandamos ya la desestimación de la presa de Las Placetas, por igual a las comunidades de Yamasá Monte Plata ,detenga el intento de Barrick Gold de entrar a contaminar esta tierra y a poner en peligro los ríos de la zona, señor presidente escuche y reconozca el derecho de las Comunidades de Guayubín que se oponen a la presa de Boca de los ríos para que dicho embalse sea reubicado en un lugar estratégico, así mismo, concertar con las comunidades a través de las organizaciones ambientales y sociales un verdadero plan para la recuperación de todas las cuencas.

Señor presidente, Abinader, hoy más que nunca necesitamos proteger las fuentes y el recurso agua en cantidad y calidad para garantizar el líquido vital a las presentes y futuras generaciones. 

Muchas gracias