FUNDETROP y comunidades de la Sierra se oponen a construcción de presa en Las Placetas

Los líderes comunitarios y ambientales entienden que, la presa que construiría EGEHID – Andrade Gutiérrez acabaría con el sustento de sus familias, los balnearios, afectaría la biodiversidad y el cauce natural de los ríos.

Jánico, Santiago. – Con una caminata y bajo la consigna, “No a la presa y la sierra se respeta”, cientos de manifestantes de diversas organizaciones de toda la sierra se oponen a la construcción de una presa en la comunidad de los Limones en el distrito municipal de Las Placetas.

En la marcha que salió de la Cancha Municipal y culminó en el parque principal del municipio, los líderes ambientalistas junto a sus comunidades afirmaron que, la construcción de esta presa sería una estocada mortal a los disminuidos ríos Jagua y Bao.

 En ese sentido, la líder comunitaria, Llaniris Espinal hablando en nombre de la Fundación Ecológica Tropical (FUNDETROP) afirmó que, mientras los barrios de Santiago y algunos municipios como Baitoa y Jánico no tienen agua, el gobierno pretende invertir más de 50 mil millones en una presa en la montaña.

Espinal, dijo que la institución que representa entiende que los ríos mencionados han disminuidos su caudal, el cual es aprovechado por Taveras Y Bao a través del cada vez más destruido río Yaque del Norte, además, este tipo de obra deben realizarse más hacia la desembocadura de los ríos y no en el corazón de la montaña como se pretende hacer con la presa de Las placetas.

Por su parte, el padre Rogelio Cruz invitado a la manifestación dijo que, los comunitarios deben ellos mismos construir su desarrollo y no los funcionarios desde su escritorio, por esto dice que la consigna es “no a la presa, si a los ríos” y con eso vamos a derrotar a la empresa, sin politizar y sabiendo que lo más importante es el agua.

Así mismo, por el equipo organizador del evento, Josefina Díaz leyó un manifiesto donde se oponen radicalmente al proyecto y establecen que el gobierno puede aprovechar la energía eólica y solar y no comprometer el desarrollo ecoturístico de estas comunidades con una presa que por la creciente disminución del caudal de los citados ríos lo que llama es a desarrollar proyecto de recuperación.

En Santiago, por ejemplo, se racionaliza el agua durante gran parte del año por falta de inversiones que el mismo gobierno conoce, por los problemas del acueducto Cibao Central que se alimenta de las aguas de Taveras y Bao, ¿Que creen que sucederá en Jánico, Juncalito, El Caimito y otras comunidades cuando se construya esta presa? irán desapareciendo los balnearios porque habrá que priorizar la energía.

Los organizadores presentaron propuestas que se pueden desarrollar e invitaron a las comunidades a estar despierta para continuar esta lucha y evitar que se destruya la aspiración de desarrollo sostenible que tienen las comunidades.

En cuanto a la hidroeléctrica su construcción anunciada por EGEHIG y la empresa Andrade Gutiérrez, en principio produciría 80 megavatios de energía con una inversión de más de 200 millones de dólares y ahora resulta que, la misma empresa ha anunciado 300 megavatios de energía y un costo de más de 800 millones de dólares. Sin embargo, ni durante los pasados gobiernos, ni durante este gobierno se han hecho los estudios ambientales ni las consultas sociales para determinar el impacto de la obra.

Los comunitarios de Juncalito ven sospechoso, “En el año 2005 se anunció y desde el 2007 en la zona de este distrito se han extraído cientos de camiones de forma misteriosa y se construyeron infraestructura que permanecen abandonada y donde los comunitarios sospechan que se extraía oro y se transportaba de manera clandestino”. Es probable que, bajo ese mismo esquema se esté anunciando la construcción de una presa que pone en peligro la actividad económica de la zona.

Las comunidades pretenden desarrollar otras actividades hasta que las autoridades del gobierno desistan del proyecto.